Las Pymes sin seguro, tienden a desaparecer tras un siniestro importante.

Las pequeñas y medianas empresas no suelen tener un seguro contratado en caso de siniestro. Tras varios estudios realizados sobre la seguridad de las empresas, se ha llegado a la conclusión de que muy pocas invierten en este ámbito. En caso de siniestro, la mayoría, desaparecen.

Siete de cada diez pymes desaparecen después de sufrir un siniestro si no tienen seguro o están bien aseguradas, desde Correduría de Seguros Cantos le asesoramos sobre el seguro que mejor le conviene para su empresa.

Tras múltiples estudios en el sector, se ha puesto de manifiesto que el 37% de los riesgos del patrimonio de la empresa no están cubiertos. En estos estudios, otro de los datos que llama la atención es que existen varios tipos de seguros desconocidos para las empresas como por ejemplo, el de la infidelidad de empleados. Las pymes no prestan mucha atención a los seguros que podrían tener para ahorrarse en caso de problemas en el establecimiento o con los trabajadores.

-La responsabilidad a terceros, el riesgo más cubierto

Sólo el 30% de las pequeñas y medianas empresas en España tienen contratada una póliza que cubra los costes en caso de siniestro, en el que el negocio se debe paralizar total o parcialmente. Por esta razón, en muchos casos, la empresa tiene que desaparecer. En lo que se refiere a los riesgos en la cuenta de resultados, sólo el 43,5% de las empresas están cubiertas en caso de que su actividad empresarial tenga que pararse. En el caso de cubrir la responsabilidad de directivos y gerentes de la empresa la mayoría de ellas, un 86,1%, no cuentan con esa cobertura. El riesgo mejor cubierto es la responsabilidad a terceros.

-Inversión en seguridad

Es recomendable conocer qué riesgos existen y el efecto que podrán tener en una compañía. Para poder minimizarlos y responder en caso de que se produzca alguno de ellos, es necesario que la empresa invierta en seguridad. Por eso desde Correduría de Seguros Cantos estamos especializados en asesoramiento a pymes sobre sus necesidades y qué tipo de riesgos puede cubrir en cada caso.

                                                                    *Datos obtenidos según estudios realizados por Mapfre.

 

Ponte en contacto con Correduría de Seguros Cantos y deja aconsejarte por sus profesionales para elegir el seguro que más le conviene.

Consejos para pasar un invierno sano, seguro y divertido

Las olas de frío del invierno multiplican la preocupación de muchos padres. Temen por los catarros, resfriados, pulmonías y otros problemas que pueden afectar la salud de sus hijos por las bajas temperaturas. Te ofrecemos algunos consejos para protegerles bien del frío, de la humedad y de otros peligros de esta época del año.

-La ropa

En general, varias capas delgadas protegen más que pocas capas muy gruesas. Es muy importante que la ropa permanezca seca. Para la nieve o las precipitaciones es recomendable equipar a los niños con botas gruesas que les aíslen de la humedad, y también con guantes y gorro. Para los bebés, debe seguirse la regla de proporcionarles una capa más de la que llevaría un adulto en las mismas condiciones.

En el caso de la ropa de cama, está comprobado que calienta mejor una sola pieza de ropa (un nórdico, por ejemplo) que varias mantas y sábanas. Además, en el caso de los bebés, esto aumenta el riesgo de que padezcan el síndrome de la muerte súbita. Si es imprescindible cubrirlos con más ropa, esta nunca debe taparlos más arriba del pecho, para evitar la asfixia.

-La salud

A pesar de que el resfriado y la gripe son estacionales, no se ha podido demostrar que tengan relación alguna con el hecho de pasar frío. La mejor forma de evitar estas enfermedades es lavarse las manos varias veces al día y ventilar bien las habitaciones de la casa, ya que el aire estancado favorece el crecimiento y el contagio del virus. Además, hay que inculcar a los hijos que eviten tocar la palma de las manos de otros niños.

En caso de que se empleen estufas de gas para calentar el hogar, es importante instalar detectores de monóxido de carbono, que pueden evitar la muerte por asfixia.

-Hipotermia y congelación

La hipotermia puede aparecer en niños que juegan al aire libre durante muchas horas a temperaturas muy bajas. Es más frecuente en niños pequeños, y el riesgo incrementa si la ropa se ha mojado. Los afectados se ven invadidos por una creciente sensación de sueño, se vuelven patosos y tienen dificultades para hablar. Ante la aparición de cualquiera de estos síntomas, debe llamarse de inmediato al servicio de emergencias. Mientras este no llegue, debe quitarse la ropa húmeda al afectado en un lugar cerrado, y proporcionarle mantas y ropajes bien secos.

Otro posible riesgo que se da en casos más extremos es la congelación de miembros. Esta se reconoce por un color pálido o gris de la parte del cuerpo afectada, y es muy común en la nariz o las orejas. En estos casos, debe sumergirse el miembro afectado en agua a 40 grados centígrados (no a más temperatura), y posteriormente cubrirlo con ropa seca y cálida. Si tras esto el miembro sigue pálido debe acudirse al médico. Nunca debe frotarse un miembro congelado.

-Esquí, patinaje y otras actividades en la nieve

Las actividades de los niños sobre la nieve deberán estar supervisadas siempre por un adulto. En los casos en que sea posible, les dotaremos de un casco. La ropa con la que estén equipados deberá quedarles bien ajustada. Recuerda que, en la nieve, siempre es imprescindible aplicar protector solar y llevar gafas de sol.

En el caso del esquí, procuraremos que el niño esté acompañado de un instructor experto, y que sólo afronte pistas de su nivel.

En el caso del patinaje, le enseñaremos a respetar siempre el sentido en el que patinan el resto de usuarios de la pista.

Si tu hijo usa el trineo, la pista debe estar bien alejada del tráfico, y despejada de árboles y obstáculos. Nunca permitas que sea arrastrado por otro vehículo.

 

Ponte en contacto con Correduría de Seguros Cantos y deja aconsejarte por sus profesionales para elegir el seguro que más le conviene.

¿Tienes seguro en la comunidad de propietarios? Que debe cubrir

comunidadesUna póliza para una comunidad debe cubrir unas garantías básicas de daños materiales. En este capítulo podemos incluir desde un incendio hasta desperfectos por vandalismo, por fallos eléctricos, etc. También debería contemplar partidas para salvamento, demolición, extinción de incendios, pérdida de alquileres o incluso un desalojo forzoso. Por supuesto, esa relación de daños debe reflejarse en el seguro.

Otro de los puntos que debe incluir es una amplia cobertura de responsabilidad civil. El seguro debe cubrir a los copropietarios y hacerse cargo de las indemnizaciones a terceros.

Pero también es bueno que estas pólizas protejan los locales, las plazas de garaje, los trasteros, averías de maquinaria, accidentes en las instalaciones, etc.

No está de más que los seguros cubran los intereses de las personas físicas que actúan en representación de la comunidad, como el presidente, el administrador (si es un vecino), etc.

En el caso de que estés pensando en cambiar la póliza de tu comunidad propietarios, te aconsejamos que hables con nuestros profesionales.

En Correduría de Seguros Cantos nos encargaremos de buscar las mejores ofertas de seguros en el mercado.